SAGRADO



Milagro

Chárbel, viviendo ya en el monasterio, se da cuenta que su lámpara no tiene aceite y él quiere hacer una vigilia. Pide entonces al encargado de la despensa, aceite. Dos domésticos maliciosos resuelven hacerle una broma a Chárbel y en vez de llenar de combustible la lámpara, la llenan de agua.
Pero la lámpara, iluminó la celda del humilde sacerdote toda la noche.
Al enterarse el superior de este hecho autoriza a Chárbel a vivir en vida eremita cuando antes se lo había negado


SAN CHARBEL | DATOS | ORACION | ASOMBROSO | ANECDOTAS | MILAGROS | ENSEÑANZAS