SAGRADO




LETANIAS DE LA VIRGEN MARIA


Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Respondemos : Ten piedad de nosotros

Dios, Padre Celestial
Dios, Hijo Redentor del mundo
Dios, Espíritu Santo
Trinidad Santa, único Dios

Respondemos: ruega por nosotros

Santa María
Santa Madre de Dios
Santa Virgen de las vírgenes

Madre de Cristo
Madre de la divina Gracia
Madre Purísima
Madre castísima
Madre y Virgen
Madre santa
Madre inmaculada
Madre digna de ser amada
Madre digna de ser admirada
Madre del buen consejo
Madre del Creador
Madre del Salvador
Madre de la Iglesia

Virgen prudente
Virgen digna de respeto
Virgen signa de alabanza
Virgen poderosa
Virgen fuente de clemencia
Virgen fiel

Ideal de santidad
Causa de nuestra alegría
Templo del Espíritu Santo
Honor de los pueblos
Modelo de entrega a Dios
Hermosa como las rosas de Jericó
Fuerte como torre de David
Hermosa como torre de marfil
Casa resplandeciente
Arca de la nueva alianza
Puerta del cielo
Estrella de la mañana
Salud de los enfermos
Refugio de los pecadores
Consuelo de los afligidos
Auxilio de los cristianos

Reina de los ángeles
Reina de los patriarcas
Reina de los profetas
Reina de los apóstoles
Reina de los mártires
Reina de los que viven su fe
Reina de los que se conservan puros
Reina de todos los santos
Reina concebida sin pecado original
Reina llevada al cielo
Reina del santo Rosario
Reina de la paz

Respondemos perdónanos, Señor

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo

Respondemos Escúchanos, Señor

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo

Respondemos Ten piedad de nosotros

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oremos:
Señor, ya que tu Hijo único nos mereció la salvación eterna por medio de su vida, su muerte y su resurrección, concédenos que, al meditar esos misterios, en el rosario de la Virgen María, consigamos imitar lo que encierran y alcanzar lo que nos prometen. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.