SAGRADO




Hora santa con Jesús sacramentado

8-Despedida (Nos despedimos rezando con una oración de San Alfonso)

Señor mío Jesucristo, que por amor a los hombres estás día y noche en este sacramento, lleno de
misericordia y amor, esperando, llamando y acogiendo a cuantos vienen a visitarte. Creo que estás presente en el santísimo sacramento el Altar; te adoro ahí desde el abismo de mi nada; te doy gracias por todos los beneficios que me has hecho, y especialmente por haberte dado todo a mí en este sacramento, y por abogada a María, tu madre santísima, y por haberme llamado a visitarte en este lugar santo.
Saludo hoy a tu amantísimo Corazón y es mi intención saludarlo por tres fines: el primero, para darte gracias por tan insigne don; el segundo ,para reparar las injurias que has recibido en este sacramento; y tercero, para adorarte desde aquí en esta visita, en todos los lugares de la tierra donde estés sacramentado.
Jesús mío, te amo con todo mi corazón. Me arrepiento de haber ofendido tantas veces en mi vida pasada, a tu bondad infinita. Propongo mediante tu gracia no ofenderte más en adelante, y ahora me consagro enteramente a ti, renuncio a mi voluntad, a mis afectos, a mis deseos, a todo lo que me pertenece, y te hago de ello donación. En adelante, haz de mí y de todas mis cosas cuanto te plazca.
No te pido ni quiero otra cosa que tu santo amor, la perseverancia final y el perfecto cumplimiento de tu voluntad. te encomiendo las lamas benditas del purgatorio y en particular las más devotas del Santísimo sacramento y de María. Te encomiendo también todos los pobres pecadores. Pon fin, oh salvador amantísimo, uno todos mis afectos a los de tu amorosísimo Corazón, y así unidos los ofrezco a tu Padre, pidiéndole en tu nombre se digne aceptarlos y oiga mis súplicas por amor tuyo. Amén.

 


Enviale esta pagina a un amigo