SAGRADO



 

San Cono

Oh ángel candísimo de pureza y serafín de santa caridad, gloriosísimo san Cono, nosotros, humildes devotos tuyos, te presentamos el afecto más sincero de nuestro corazón.
Nos congratulamos de la gloria singular de que gozas en el cielo; nos alegramos de los especialísimos dones con que previmos, acompañó y consumó la gracia divina; rendimos las más vivas gracias al Supremo Dispensador de todo bien.
Tú que anunciado milagrosamente, nacistes para ser ejemplo de perfecta caridad; tú que al candor de la inocencia bautismal y angelical pureza supistes unir los rigores de la más austera penitencia; tú que en la flor de los años buscastes la soledad del Claustro para consagrarte y mejor servir a Dios, tú que con tan corta vida supistes llegar a la cumbre de la perfección y santidad. Tú finalmente que después de la muerte hicistes brillar tu poder obrando milagros de tus virtudes, especialmente una fe viva, una eficaz esperanza y una inflamada caridad hacia nuestro Dios y Señor y su inmaculada Madre María, para que amándolos como tú los amastes podamos en el cielo, y en compañía tuya, bendecir y alabar la divina misericordia. Amén.
Rezar 3 Padre Nuestros, Ave María y Gloria

 


Enviale esta pagina a un amigo